Conciertos en la Bolsa de Comercio: 4 y 11 de Marzo

Afiche_chico

Los viernes 4 y 11 de marzo a las 19 horas, la Orquesta Sinfónica Nacional realizará dos conciertos en el Recinto Principal de la BCBA. Las entradas son gratuitas y se retiran los días de concierto en Sarmiento 299  a partir de las 18 hs, hasta colmar la capacidad de la sala.

En su primera actuación, la agrupación orquestal tendrá como Director Invitado al Mtro. Facundo Agudín, mientras que el solista de violín será Xavier Inchausti (actual concertino de la Sinfonica Nacional Argentina). En esa ocasión, el repertorio incluirá el Concierto para violín y orquesta en Si menor, Op. 61, de Edward Elgar; y Cuatro poemas sinfónicos basados en Arnold Böcklin, Op. 128, de Max Reger.

Para su presentación del 11 de marzo, en tanto, la Orquesta Sinfónica Nacional será dirigida por el Mtro. Pablo Boggiano y contará con la interpretación del solista de piano Ignacio Ares. En dicha oportunidad, el programa de la velada comenzará con “Atipac”, de Pascual De Rogatis; y seguirá con el estreno mundial de “Pasos lejanos para piano y orquesta”, de Carlos Simkin. En la segunda parte del concierto, la agrupación ejecutará la Sinfonía Nº 4 en Mi menor, Op. 98, de Johannes Brahms.

Reger

MAX REGER:
Max Reger, compositor nacido en la localidad de Brand, en el Alto Palatinado, el 19 de septiembre de 1873 y fallecido en Leipzig el 11 de mayo de 1916. Resumo la información que sobre él se puede leer en AllMusic: sus primeros maestros fueron sus padres, que le enseñaron a teclear en el órgano y el piano; en 1884 empezó a estudiar con el organista Adalbert Lindner. A los 14 años asistió a una serie de representaciones en Bayreuth que le causaron una profunda fascinación: se dice de él que sus primeras influencias fueron Bach y Wagner. En 1890 empezó sus estudios con Hugo Riemann, en Wiesbaden.

El servicio militar supuso para él una experiencia devastadora y fue el origen de la dipsomanía que le afectó el resto de su vida y muy probablemente le llevó a la muerte. Tras recuperarse, inició una brillante carrera como pianista y director de orquesta. En 1901 se estableció en Múnich, donde se casó, al año siguiente, con Elsa von Bercken. En 1907, a causa de la hostilidad que sentía en la capital bávara, aceptó un puesto de profesor universitario en Leipzig, donde entre sus alumnos tuvo nada menos que a Georg Szell. En 1911 se le nombró director de la orquesta de la corte ducal de Meiningen; compatibilizó este puesto con su carrera de pianista y su actividad como compositor. Tanto trabajo le llevó a sufrir un primer ataque en febrero de 1914, que finalmente le obligó a abandonar su puesto en Meiningen. En marzo de 1915 se trasladó a Jena, ciudad que le debió de influir en gran medida, pues el propio compositor declaró que las obras creadas allí tenían un carácter peculiar que llamó su “estilo Jena”. No dejó en ningún momento de realizar giras de conciertos y en una de ellas le encontró la muerte, de un fulminante ataque al corazón.

Yo leí sobre Reger antes de conocer su música. Se hablaba de un genial cultivador del más estricto contrapunto y de las formas musicales más abstractas (música de cámara, variaciones) en una época de grandes masas orquestales y música con programa. Reger, que fue extraordinariamente prolífico, compuso muchísima música de cámara y tardó bastante en abordar la orquesta; su “Sinfonietta” Op. 90 fue el primer intento importante, pero ya en 1904-05. También fue un gran creador para el órgano; muchos intérpretes contemporáneos recibieron con gran agrado esta producción, que para muchos fue la de mayor calidad desde Bach.

Un compositor injustamente olvidado, que parece ser que sólo se escucha, y poco, en Alemania. Misterio…

 

Cuatro poemas sinfónicos basados en Arnold Böcklin, Op. 128
Arnold_Boecklin_-_Island_of_the_Dead_Third_Version

Arnold_Boecklin – La isla de los muertos

Los cuatro cuadros de Arnold Böcklin le inspiran al compositor cuatro movimientos, en los que trata de fijar las impresiones pictóricas por medio de sonidos. En ellos se manifiesta la influencia de los Cuadros de una Exposición de Mussorgsky, y de Preludio a la Siesta de un Fauno, de Debussy.
Los poemas sinfónicos de REGER -probable estreno para Argentina- fueron durante 2015 publicados en CD por Facundo Agudin al frente de la orquesta Musique des Lumières, en una edición internacional del prestigioso sello NEOS

Los cuatro poemas de Reger, por Agudin
(Extracto del texto interno del CD, NEOS 2015)

Después de escuchar los Cuatro poemas  sobre los cuadros de Arnold Böcklin, Richard Strauss dijo a Max Reger: “Reger, un paso más y estará con nosotros”. A lo que respondió Reger: “De hecho, querido Strauss, ese es el paso que no voy a dar”. La forma de la “Böcklin Suite” repite, de una manera un tanto arcaica, el esquema tradicional de Andante-Allegro-Andante-Allegro. En el “cuadro” que está en primer lugar, Der geigende Eremit ( “El Ermitaño que toca el violín”), el violín solo está rodeado por una doble orquesta de cuerda que es tratada de una manera antifonal, que representa una atmósfera introspectiva, misteriosa. En la pintura Im Spiel der Wellen ( “en el Juego de las olas”), las ninfas del agua motorizan un sensual, vertiginoso scherzo-hidromasaje. Die Toteninsel ( “isla de los muertos”) está impregnado de un poder oscuro, inquietante y parece intensificar aún más la antífona del primer movimiento, mientras que “Bacanal”, una imagen a menudo explicada como un “fiesta de cerveza alemana en el centro de la antigua Roma” nos recuerda la energía rítmica del scherzo con un gran crescendo insistente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *