Buscan una sonoridad moderna para atraer jóvenes (Clarín 10-4-16)

Centro Cultural Kirchner. Avanza el acondicionamiento de la Ballena Azul

Todavía no se conocen detalles de la programación, que arrancará con un concierto el 4 de mayo.

Ensayo-Equipos-tecnicos-trabajan-acustico_CLAIMA20160408_0322_28

Ensayo. Equipos técnicos trabajan en el balance acústico de la sala.

La Ballena Azul, el imponente auditorio del CCK, está en proceso de reacondicionamiento. Unas placas que penden del cielo raso –son moduladores que sirven para lograr el balance acústico de la sala– están cada vez más cerca del público. Fueron bajadas un metro con cuarenta centímetros respecto de su posición original, tras modificar inclinaciones y pendientes. Detrás del escenario, algunas placas de mármol están cubiertas con cortinas, para moderar la proyección en ciertas zonas y equilibrar el sonido. Estas son algunas de las modificaciones que fueron destacadas durante la recorrida ofrecida a la prensa ayer. Sin embargo, la programación de la sala, originalmente prometida para el 15 de marzo, fue diferida una vez más. En el CCK aseguran que el 4 de mayo arrancará y que en pocos días se podrá visitar el Centro también los martes y jueves.

Ayer fue la primera prueba de sonido con público en la sala. Con una bella interpretación del primer movimiento de la Quinta Sinfonía de Tchaikovsky por parte de la Orquesta Nacional, la intención fue recopilar datos de la escucha según la ubicación en el espacio, para sumar a las mediciones y ajustes acústicos que desde hace semanas está llevando a cabo la Orquesta junto a dos ingenieros de sonido –Gustavo Basso y Rafael Sánchez Quintana–, sobre la base de un repertorio con diversas texturas que producen diferentes tipos de sonidos y exigencias: obras de Mahler, Tchaikovsky, Beethoven y Mozart.

“Desde hace 20 años los hábitos de audición cambiaron, sustentados en auriculares y parlantes. A las nuevas generaciones –el público al que apuntamos–, hay que generarles el hábito de escuchar música no amplificada, explica Basso. Según encuestas de distintas partes del mundo, cuando los chicos se acercan a estos espacios, dicen: “En mi casa se oye mejor”. La idea es que la sala tenga decibeles diferentes, con presencia. Que valga la pena venir para ellos”, señaló Basso antes de que la Orquesta empezara a tocar. Con el objetivo de aprovechar la potencia del espacio, los controles y puesta a punto seguirán durante todo el mes de abril. Los martes y jueves de 10 a 12 se abrirán las sesiones para todo aquel que quiera participar, además de referentes de la música. Allí se entregará una encuesta que califica la impresión general de la sala, el balance y la calidad sonoras y el brillo, para sacar conclusiones generales que influirán sobre el resultado final.

“Antes de empezar con la programación abierta al público, queríamos llevar a cabo todos esos arreglos pendientes que no pudieron realizarse antes porque el CCK se abrió prematuramente. Quedó pendiente la puesta a punto de la sala y la armonización del órgano construido especialmente para este lugar. Es importante que la apertura sea gradual y que este espacio funcione de manera autónoma, ya que funcionaba con equipamiento técnico alquilado”, explicó a Clarín Gustavo Mozzi, director del CCK desde enero.

“Todo tiene que ver con una visión estratégica para que los ciudadanos nos vayamos apropiando de este extraordinario espacio público, que va a ser uno de los espacios más importantes del hemisferio sur”, añadió el ministro de Medios Públicos Hernán Lombardi. El trabajo es meticuloso y el presupuesto, grande: 100 millones de inversión se estima que llevará en total el trabajo en la Ballena Azul, junto con la remodelación completa del Centro.

Mientras tanto, los músicos tocan, escuchan y dicen qué perciben arriba del escenario; los ingenieros toman medidas; el público siente la música. La intención es continuar el proceso a sala llena, luego del primer concierto de la temporada de la Orquesta Nacional previsto para el próximo 4 de mayo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *