Conciertos en Julio 2016

Temporada en CCK (Ballena Azul)

Miércoles 20, 19 hs – Sala Sinfónica  CCK

La Sinfónica Jóven – Espectáculo para niños.

Facundo Agudín , director / Luis Pescetti, relator

Sergei Prokofieff: Pedro y el Lobo

pedro_y_el_lobo

La historia de Pedro y el Lobo fue escrita hace más de 70 años, pero sigue siendo una de las favoritas de los niños y los adultos casi en todas partes. En 1936, el compositor ruso Sergei Prokofiev, recibió el encargo del Centro de Teatro Infantil de Moscú de escribir una sinfonía musical para niños. La intención era cultivar gustos musicales en los niños desde los primeros años de la escuela. Es una obra sinfónica con forma de cuento musical, y es especial porque está contado por un narrador y una Orquesta Sinfónica.

Cada personaje de la historia tiene un instrumento y un tema musical:

Pedro: Violin, violas, violonchelos y contrabajo (instumentos de cuerda).
Abuelo: Fagot
Pájaro: Flauta traversa
Pato: Oboe
Gato: Clarinete
El Lobo: 3 Trompas o Cornos franceses
Cazadores:Timbales

Miércoles 27, 20 hs y Viernes 29, 20 hs – Sala Sinfónica CCK

Facundo Agudin, director / Coro Polifónico Nacional

Alejandro Malvino, mezzo/Ricardo G. Dorrego, tenor Hernán Iturralde, bajo

Hector Berlioz: “Romeo y Julieta”, Sinfonía dramática, para coro, solistas y orquesta

Berlioz

La sinfonía dramática Romeo y Julieta fue compuesta en su mayor parte en 1839, aunque fue planeada mucho tiempo atrás, en 1827 y fue revisada hasta 1847. Se estrenó en París en noviembre de 1839, bajo la dirección del compositor. Berlioz llamó a Romeo y Julieta una «sinfonía dramática»; este subtítulo es una buena pista para detectar la naturaleza real de la obra. Su concepto subyacente no tenía precedentes. No es ni una ópera ni un oratorio sino una verdadera sinfonía.
Berlioz pensó en una sinfonía basada en Romeo y Julieta durante años. El sabía que sería una tarea de gran envergadura. Finalmente logró encontrar el tiempo necesario para componerla en 1839, gracias a una gran suma de dinero que él pensó que provenía del virtuoso Niccoló Paganini, el que se había sentido profundamente impresionado con la música de Berlioz (el dinero, en realidad, provino, de un modo secreto, del amigo del compositor, Armand Bertin). Después de realizar tres presentaciones, Berlioz decidió revisar la obra. Estuvo lista para la publicación en 1847, veinte años después de que viera la obra de teatro de Shakespeare por primera vez.

Berlioz llamó a Romeo y Julieta una «sinfonía dramática»; este subtítulo es una buena pista para detectar la naturaleza real de la obra. Como tiene voces, de alguna manera sigue la Novena Sinfonía de Beethoven, la que Berlioz admiraba. Las partes corales están más integradas con toda la pieza que en la obra de Beethoven, porque la obra es específicamente dramática: se basa en una obra de teatro, no en un poema. Pero no es simplemente un arreglo de la obra de teatro. La música no acompaña al drama como sí lo hace en la ópera o en la incidental. De hecho, cuando Berlioz tuvo la oportunidad de usar parte de esta música en una producción de la tragedia de Shakespeare, la idea le pareció ridícula. Romeo y Julieta es una sinfonía de programa, que sigue la tradición de la Symphonie Fantastique del propio Berlioz. Como la Fantastique, la sinfonía Romeo y Julieta cuenta una historia dentro de la música. Un oyente que no conozca la obra de Shakespeare no podría conocer el argumento solamente con oír la sinfonía. Sin embargo, quien conozca a Shakespeare puede oír temas de la obra teatral que la música refleja y comenta.
Tras el prólogo coral ampliado hay tres movimientos orquestales que corresponden al primer movimiento, al movimiento lento y al scherzo de una sinfonía convencional. La pieza cierra con un gran final coral.

  • La primera parte resume el drama que sobrevendrá e introduce los temas principales. Empieza con un prólogo en fuga, seguido por un recitado bajo de parte de los instrumentos de viento. Luego un solo de contralto y un coro reducido explican el tema del drama que sigue a continuación: la arraigada enemistad entre dos familias y el amor desgraciado de dos de sus hijos
  • La segunda parte es un verdadero movimiento sinfónico, que se completa con la introducción lenta y el allegro elaborado. Describe los estados de ánimo opuestos de Romeo de tristeza y regocijo mientras está en el concierto y en el baile.
  • La tercera parte, el adagio, expresa el amor trágico y apasionado en el núcleo de la pieza. La escena es la noche solitaria en el jardín de los Capuleto después del baile.
  • La quinta parte describe el funeral de Julieta, Romeo en la tumba de los Capuleto, el despertar de Julieta, la frenética alegría y desesperación de los amantes, sus últimas palabras, su agonía y muerte, el alboroto entre los Capuleto y los Montesco, el recitado y el aria de fray Laurence y finalmente la reconciliación de las familias enemigas.

Ciclo de Cámara:

23 de julio, 17 hs  – Salón de Honor –  CCK

“Meridianos musicales de América”

Gabriel Castagna, director

Astor Piazzolla: Danza Salvaje

Alberto Williams: Niebla en la Pampa

Fernando León Rengifo (Colombia): Tres Danzas Colombianas

Ernesto Nazareth (Brasil):  Bambino- Tango

Carlos López Buchardo: Romeo y Julieta

Astor Piazzolla: Suite folclórica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *