La Orquesta Sinfónica Nacional y su muy buen momento (La Nación 22/2/17)

La temporada 2017 comenzará pasado mañana con un concierto que combina obras de Rimsky-Korsakov y de Esteban Benzecry

PARA LA NACION

MIÉRCOLES 22 DE FEBRERO DE 2017

Las orquestas argentinas, y a lo largo de todo el territorio nacional hay muchas y muy buenas, llevan adelante sus historias, en líneas generales, labrando caminos que no dan lugar para grandes sorpresas o inesperados cambios de rumbos. Con todo, con una larguísima trayectoria en la cual se pueden encontrar tiempos gloriosos (muy pretéritos) y otros de muchas penurias (muy cercanos), la Orquesta Sinfónica Nacional puede confirmar que, en sus últimos dos años, ha dado un giro si no espectacular sí, por lo menos, imprevisto y muy positivo. Sencillamente, desde que se radicó en el CCK y dejó de deambular por lugares más o menos importantes pero nunca propios, su nivel, sus perspectivas, sus deseos y sus destinos son otros. Ahora, este viernes, con el primer concierto del año, en lo que era La Ballena Azul y ahora es la Sala Sinfónica, abre una temporada por demás sugestiva en la que afloran nombres, obras y eventos sumamente destacables.

En el diseño de la temporada de la Sinfónica se ha logrado un saludable equilibrio en todas sus circunstancias. En una convincente proporción se encuentran obras tradicionales y otras menos transitadas, muchas de ellas escritas en las últimas décadas, directores de gran prestigio y otros, más jóvenes, aunque portando ya una breve y consistente carrera, y solistas de gran reputación internacional y otros de consumo más hogareño.

En la lista de directores que estarán frente a la orquesta se encuentran, entre otros, Stefan Lano, Francisco Rettig, Günter Neuhold, Günter Pichler, Maximiano Valdés, Yeruham Sharovsky, Carlos Vieu, Pablo Boggiano y Mariano Chiacchiarini. De los solistas se destacan los nombres de Nelson Goerner, Mischa Maisky, Shlomo Mintz y Nicolás Chumachenco. Pero también hay que destacar a Diego Innocenzi, Alexander y Daniel Gurfinkel, Yoko Kikuchi, Víctor Torres, María Florencia Machado, Antonio Formaro y Jaquelina Livieri. Habrá estrenos, obras desconocidas y también creaciones admirables que perduran incólumes por sus valores. De todas ellas, una particular mención al anuncio de la imponente y maravillosa Sinfonía Turangalila, de Olivier Messiaen, que, el año pasado, no pudo ser concretada.

Como una muestra de lo que será la temporada, en el primer concierto del año, pasado mañana, a las 20, coinciden Scheherezade,de Rimsky-Korsakov, obra tan tradicional como venerada, y el estreno mundial del Ciclo de canciones para soprano y orquesta, de Esteban Benzecry, hoy por hoy, el compositor argentino en actividad de mayor reconocimiento en el mundo. El director será Pablo Boggiano y la solista, la soprano Ayako Tanaka, él argentino, ella japonesa.

Como siempre, la entrada es gratuita y se puede acceder a ella ingresando a www.cck.gob.ar. Habrá que estar atentos a los contenidos de cada una de las presentaciones de la orquesta a lo largo de todo el año, mayormente en viernes, para poder y disfrutar de este presente tan venturoso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *