Sinfónica Nacional, una orquesta en suspenso (Clarín, 29-7-17)

Por Federico Monjeau

La actividad de la Sinfónica Nacional se encuentra hoy virtualmente suspendida. Tras una serie de cancelaciones de conciertos y de giras, la Dirección de Organismos del Ministerio de Cultura la declaró “en disponibilidad hasta nuevo aviso”. Algunas cancelaciones tienen motivos concretos, como la que acaba de protagonizar el chileno Francisco Rettig, uno de los más leales y capaces directores invitados históricos de la Sinfónica. A pesar de que todavía se le adeudan pagos desde 2015, en mayo de este año Rettig vino para dirigir a la Sinfónica nada menos que en Turangalila de Messiaen (se tocó el 2 de junio en el CCK). Y ahora estaba de nuevo en Buenos Aires para la Cuarta Sinfonía de Gustav Mahler, pero esta vez fue demasiado.

Rettig fue hospedado en una habitación especialmente inapropiada de un hotel en Corrientes y 25 de Mayo y pidió mudarse (de habitación, no de hotel) a algo más cómodo, al menos con un escritorio en el que llegado el caso un director de orquesta pueda desplegar las partituras. Nadie se hizo cargo de su solicitud. Decidió dar un plazo de 24 horas. Pasó la noche, cambió el pasaje, y cuando al día siguiente fue por el check out el conserje le preguntó quién se haría cargo de la cuenta del hotel. Rettig dejó un voucher de su tarjeta de crédito en garantía, aunque finalmente la cuenta fue saldada por Cultura. Menos mal.

A juzgar por la carta que dejó, tal vez el maestro no vuelva nunca más. “Desde años he sido considerado un amigo de la Orquesta y, como tal, es que en algún momento alguien tiene que decir BASTA (las mayúsculas son de Rettig) con las irregularidades a las que se ve sometida. El problema que acabo de tener, que tienen otros distinguidos colegas, y que me hizo cancelar mi participación en los conciertos de estos días, es menor frente al que tienen muchos de sus integrantes, que por meses no han cobrado sus salarios (…) Sepan que he venido como amigo, aún cuando no se me han pagado tres conciertos desde el 2015. Yo respeto la palabra empeñada y así lo hice. Lo contrario no sucedió y no hubo ninguna capacidad de gestión para solucionar temas muy fáciles. Tanto es así, que nadie sabía quién hizo (o no hizo) la reserva hotelera y al final tuve que responder yo por la cuenta. (…) Definitivamente, no puedo seguir participando de las temporadas y conciertos, haciendo como si todo funcionara y estuviera bien, pues las actuales condiciones distan mucho de aquello”.

Se podría haber buscado un director de remplazo, pero el Ministerio dejó caer los conciertos. Algunos conciertos se suspenden porque alguien dice “basta”, otros simplemente porque sí. Sin ninguna explicación se acaban de dar de baja los conciertos del 4 y el 11 de agosto pactados con Mariano Chiacchiarini, director argentino radicado en Alemania.

Estos dos últimos conciertos se habían armado para llenar el vacío producido por la cancelación de la gira de la Sinfónica por China y Corea del Sur. Esto último tampoco es una buena noticia, desde luego, pero por lo menos puede entenderse: razones económicas, reasignaciones de presupuesto, déficit generalizado, etcétera. Lo que es inexplicable es que no se garantice el funcionamiento básico de la Sinfónica; y en este funcionamiento sin duda se cuenta la gira por el NOA ( conciertos en Tucumán, Santiago del Estero y Catamarca), que estaba programada para agosto y también se canceló.

Súmese a esto la situación de aproximadamente un 20 por ciento de su planta activa, músicos contratados que no han cobrado en lo que va del año. Con la gran sala del CCK (que de todas formas no es su sede oficial, ya que la Sinfónica no cuenta con oficinas propias en el gigantesco edificio) y con la proximidad del 70 aniversario (que se cumple el año próximo), la Sinfónica venía alimentando últimamente ciertas expectativas de reparación histórica y puesta en forma. Pero en el Ministerio Cultura no parecen tener demasiada idea de qué significa o de cómo funciona una orquesta sinfónica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *