Un feroz recorte presupuestario

Comienza otra temporada para la Sinfónica y a los viejos reclamos se suman otros nuevos. Si entre las razones más apremiantes figuran los salarios, no es menor el del presupuesto para la orquesta, reducido en un 90 por ciento respecto al año pasado. “Tenemos los sueldos más bajos de las orquestas argentinas, incluso por debajo de la línea de pobreza”, asegura Marcelo Massun, violoncelista y delegado de la orquesta, y puntualiza que la tendencia se agrava en el caso de músicos contratados que cobran con varios meses de retraso. El tema de los salarios resulta decisivo para el nivel artístico. “Muchos solistas han dejado su lugar, ganado por concurso, para ir a otras orquestas, donde pueden tener sueldos más altos”, agrega Massun.

Orquesta Sinfónica Nacional – proclama antes del concierto del viernes 29 de Marzo de 2019:

“A esto se suma el de la reducción drástica del presupuesto. De ocho millones que la OSN tuvo en 2018 para actividades artísticas se pasó abruptamente a 900 mil pesos para este año”, advierte Massun. El año pasado, bajo el lema “Salvemos la Cultura”, los integrantes de la orquesta  se manifestaron haciendo música en el Congreso, junto a otras instituciones, cuando se votaba el presupuesto 2019. También hicieron público el problema en sus conciertos, de diferentes modos, recibiendo muestras de solidaridad por parte de su público. Todavía no logran una audiencia con el secretario Pablo Avelluto. Con casi el 90 por ciento menos de presupuesto, la programación de la OSN está en duda y el fundado temor de los músicos es que algunas fechas programadas en un borrador que circula extraoficialmente, llegado el momento, no se realicen.

Para la OSN esta apertura de temporada encierra un desafío importante. Afligida por viejos y nuevos problemas, desde el punto de vista artístico no renuncia a la búsqueda de la excelencia y al deber de ser intérprete de las grandes muestras del ingenio humano.

Sobre las capacidades de la orquesta, Mariano Chiacchiarini (director radicado en Alemania, pero que con frecuencia regresa a Argentina para dirigir la OSN) no tiene dudas. “Tengo una relación fuerte con esta orquesta, que dirijo con frecuencia desde hace años. Sé que puede tocar todo el repertorio de la mejor manera. Pero es necesario resolver los temas que la afligen. Hay que evitar que los mejores la abandonen tentados por ofertas superiores. Y también terminar de definir que su sede natural es el CCK. Por eso es importante que el público siga acompañando”, concluye el director.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *